Calçots

IMG-20170118-WA0034

Variedad: Común

Temporada de consumo: De febrero a abril

Ciclo de cultivo: La plantada de los calçots se empieza en agosto. El ciclo desde que se plantan hasta que los recogen se alarga durante unos tres meses.

Nutrición: Son muy ricos en agua y fibra, tienen efectos antioxidantes y ayudan a eliminar productos nocivos. También limpian las arterias y retrasan el crecimiento de virus, hongos, bacterias y otros organismos patógenos. Se utilizan para mejorar de enfermedades como la hipertensión, el arteriosclerosis, la angina de pecho y otras relacionadas con la mala circulación. Tienen un efecto dilatador del intestino por lo que conviene no abusar.

Curiosidades: Es una hortaliza típica de la gastronomía catalana. El calçot es cada uno de los brotes de una cebolla blanca replantada. A medida que van creciendo se calzan y de aquí aparece su nombre. El menú de la calçotada consta de unos veinte calçots por persona acompañados con salsa romescu. Es habitual ponerse un babero para no tacar la ropa cuando se consumen, ya que cuando salen de la brasa, se pelan y se mojan en la salsa para inmediatamente comerlos.